29 nov. 2012


Queridos amigos,


Los integrantes del comité organizador de las jornadas, aún con la resaca de las mismas, queríamos expresar nuestro agradecimiento a todos los que habéis asistido.
Estamos orgullosos de lo que transmitisteis durante en este día y medio en Valladolid. A muchos os hemos podido conocer, por lo que hemos charlado e intercambiado opiniones, tanto durante los descansos como en la fiesta. Pero realmente nos habría gustado conocer la historia y el porqué de cada uno de los que habéis venido.
Sabemos que tenemos mucho que mejorar de cara a la organización, pero intentaremos mejorar de año en año. Por eso, además de publicar este post de agradecimiento, nos gustaría que sirviera de “muro” en el que fuerais dejando algún comentario sobre esta segunda edición de La Revolución Delirante.
Permaneced atentos, porque en unos días comenzaremos con cambios en la web: inauguraremos nuevas secciones para que participéis en ellas y colgaremos fotos y nuevos libros.
Hasta pronto y gracias por todo, polillas.
 
Celia, Juan Pablo, Antonio, Antía y Laura.
Si puó fare.


Dibujo: Ugo Guarino, 1979

18 oct. 2012

NOTICIAS OCTUBRE 2012


Queridos amigos:

En primer lugar informaros de que ya podéis consultar en nuestra web el programa definitivo así como una breve reseña acerca de los ponentes que participarán en el evento.

También queremos agradecer la gran acogida que están recibiendo las Jornadas. Ya superamos los 400 inscritos, lo que nos ilusiona y nos llena de energía. Respecto a esto, queríamos comunicaros algunas novedades interesantes sobre la organización:

- Dada la gran afluencia de gente, nuestra insistencia en hacer de estas jornadas un evento totalmente gratuito y la presencia de esta sombra de la crisis que a todos afecta, el comité de polillas hemos tenido que pensar mucho en cómo afrontar los gastos.
Sabemos que en el encuentro del pasado año la comida del viernes fue un momento muy enriquecedor para muchos de los asistentes. Nos habéis contado que allí muchos de vosotros os conocisteis, que se establecieron nuevas líneas de trabajo y colaboración y que, en definitiva, el diálogo y el debate pudieron abrirse más allá de la sala donde se celebraban las conferencias.
Como este es uno de los objetivos de la reunión y, además, deseábamos volver a contar para el catering con un Centro especial de empleo para personas con enfermedad mental, hemos llegado a un acuerdo con la Fundación INTRAS.
Tomando la idea del pasado congreso internacional de Trieste, estamos planeando con ellos una comida tipo picnic para el viernes en la que esperamos que todos participéis. Estableceremos un sistema de vales para esta comida que podrán adquirirse, a un precio simbólico, desde primera hora de la mañana, en la mesa de entrega de material.
Por otra parte, también contratando a este CEE, seguiremos ofreciendo el café en los intermedios de las mañanas y el aperitivo antes de la proyección de la película.

- En segundo lugar, y ya pensando en la finalización de las jornadas, hemos organizado una fiesta "La Revolución Delirante" para reunirnos el sábado por la noche en un bar del centro, el Café Teatro. La asistencia es completamente gratuita, habrá buena música y precios especiales en todas las consumiciones para los inscritos en las jornadas. Sobra decir que esperamos la asistencia de todos, así que contad con una noche más en  la ciudad.

- Por último, os invitamos a permanecer atentos a nuestros eventos paralelos del apartado "Lugares comunes". Los próximos serán dos presentaciones de libros en Valladolid y Barcelona.  

Nada más por ahora, salvo un llamamiento a los que aún no se hayan inscrito. Os esperamos.

Foto: David Jiménez

9 oct. 2012

PRÓXIMAS PRESENTACIONES DE LOS ÚLTIMOS LIBROS DE RAFAEL HUERTAS Y FERNANDO COLINA


Intervienen: Rafael Huertas, José María Álvarez y Juan Carlos Fiorini
Valladolid.
   Miércoles, 17 de Octubre de 2012, 20h.
   Librería Margen (Calle de Enrique IV, 2)
Organiza: Asociación La Revolución Delirante
Entrada libre hasta completar aforo


Interviene: Fernando Colina y Carlos Rey
Barcelona.
   Jueves, 25 de octubre de 2012, 19:30h
   Sala de Grau de la Tamarita, Facultat de Psicologia, Ciències de l'Educació i del'Esport
   FPCEE - Blanquerna, Universidad Ramon Llull
   Passeig Sant Gervasi nº47
Organizan: Espai Freud Barcelona y Asociación La Revolución Delirante.

4 sept. 2012

NOTICIAS SEPTIEMBRE 2012



¡Hola a todos!

Ahora que el calor va amainando, el comité organizador de La Revolución Delirante vuelve con varias noticias:

- Primero queríamos daros las gracias por todas las propuestas que hemos recibido para la sección Organiza una mesa. Finalmente, la quinta mesa de nuestras jornadas correrá a cargo de Pablo Puente, psicólogo en Gijón, que nos hablará, junto a algunos de sus compañeros, sobre el proyecto de salud mental comunitaria que llevan a acabo en Asturias.

- Además, con motivo de la visita de nuestros colegas y amigos argentinos Emilio Vaschetto y Gustavo Rossi, celebraremos una Jornada de Formación en Salud Mental la tarde del martes días 11 de septiembre de 2012, en el Colegio de Médicos de Valladolid (C/ de la Pasión, nº 13). Aquí tenéis el programa:

“ALTERNATIVAS DE INTERVENCIÓN EN LA ENFERMEDAD MENTAL GRAVE”

18:30 El Acompañamiento Terapéutico.
Intervienen: Laura Martín, Teresa Orihuela y Gustavo Rossi.
20:00 El lenguaje en las psicosis (Mesa redonda).
Intervienen: José María Álvarez, Fernando Colina, Kepa Matilla, Carolina Rodríguez y Emilio Vaschetto.
Organizan: La Revolución Delirante, Fundación INTRAS y La Otra psiquiatría.

- Relacionado con lo anterior, os informamos que el 19 y 20 de octubre de 2012 se celebrará en Madrid el I Congreso Español de Acompañamiento Terapéutico, Nuevas perspectivas en intervención comunitaria. Ésta es su web: www.congresoat.es

Hasta pronto.
Foto: Alex Majoli



27 jul. 2012

PARTICIPA EN EL PRIMER CONCURSO AEN DE RELATOS BREVES Y CASOS CLÍNICOS

         I Concurso Relatos Breves AEN

  • Podrá participar cualquier persona que tenga o haya tenido algún contacto con los Servicios de Salud Mental (usuario, familiar, profesional).
  • Los relatos serán redactados en castellano, con temática libre, no debiendo haber sido premiados en otros concursos y pudiendo presentar cada autor tantos como desee. Tendrán una extensión máxima de 10 páginas DinA4 (tipografía Times New Roman, tamaño de letra 12 puntos e interlineado 1,5).
  • Los originales serán remitidos por correo electrónico a la dirección relatos@revistaaen.es indicando en el asunto “I CONCURSO RELATOS AEN”. Se adjuntarán dos archivos en formato Word:
    - El primero, de forma anónima, incluirá: 1) El título del relato. 2) Un seudónimo para el autor. 3) El texto del relato.
    - El segundo incluirá: 1) Título y seudónimo del trabajo presentado. 2) Nombre y dos apellidos del autor. 3) Teléfono y correo electrónico de contacto. 4) Código postal. 5) Relación con la salud mental (usuario, familiar, profesional).
  • La fecha límite para la entrega de originales es el 31 de diciembre de 2012.
  • De cara a la selección de finalistas, se valorarán tanto los contenidos (conexión con la salud mental, valores implícitos, perspectiva normalizadora de la enfermedad mental) como la forma (buen uso del lenguaje y valor literario).
  • Entre los finalistas se otorgarán 3 premios, todos dotados de diploma acreditativo y publicación en la Revista de la AEN y Web de la Asociación. Además conllevarán un premio en metálico de 500, 300 y 200 € respectivamente.
  • De entre el resto de participantes se podrá seleccionar eventualmente algún otro relato para su publicación, considerando asimismo la posibilidad de publicar un libro recopilatorio.
  • El fallo del jurado se hará público en las XXV Jornadas Nacionales de la AEN, a celebrar en junio de 2013 en Almagro (Ciudad Real).
  • La participación en el concurso supone la plena aceptación de estas bases. El autor, por el hecho de presentar el relato a concurso, afirma que la obra es original y de su propiedad, haciéndose responsable ante cualquier reclamación que al respecto pudiere sobrevenir. Asimismo implica la cesión de derechos de publicación a la AEN.
Para cualquier duda o aclaración: relatos@revistaaen.es
    
I Concurso de Casos Clínicos AEN para Residentes

  • Cada caso clínico podrá ir firmado por un máximo de cuatro autores, siendo el autor principal forzosamente un residente (MIR, PIR, EIR). Si bien éste podrá presentar un solo caso como autor principal, se le permitirá participar como colaborador en otros.
  • Los trabajos serán redactados en castellano, con temática relacionada con la Salud Mental, y no debiendo haber sido publicados o premiados en otros concursos.
  • Los trabajos se presentarán de acuerdo a las normas de publicación para autores de “notas clínicas” que aparecen en la revista de la AEN (www.revistaaen.es).
  • Los originales serán remitidos por correo electrónico a la dirección casos@revistaAEN.es, indicando en el asunto “I CONCURSO DE CASOS CLÍNICOS AEN”. La fecha límite para su entrega es el 31 de diciembre de 2012.
  • De cara a la selección de los finalistas se valorará la calidad científica del contenido, así como la originalidad e implicaciones prácticas del trabajo. Entre los finalistas se otorgarán tres premios, todos ellos dotados de diploma acreditativo y publicación en la Revista de la AEN y Web de la Asociación. Además, conllevarán un premio en metálico de 500, 300 y 200 € respectivamente.
  • Eventualmente, de entre el resto de participantes se podrá seleccionar algún otro caso también para su publicación.
  • El fallo del jurado se hará público en las XXV Jornadas Nacionales de la AEN, a celebrar en junio de 2013 en Almagro (Ciudad Real).
  • La participación en el concurso supone la plena aceptación de estas bases, implicando asimismo la cesión de derechos de publicación a la AEN.
 Para cualquier duda o aclaración: casos@revistaaen.es

9 jul. 2012

CON RUIDO DE FONDO


La Asociación "La Revolución Delirante" organiza CON RUIDO DE FONDO, Exposición de pintura contra el estigma en Salud Mental, que podréis visitar desde hoy hasta el 30 de julio en el Café-bar Sildavia (C/ Arribas 18, Valladolid).

¡Os esperamos!

2 jul. 2012

NOTICIAS JULIO 2012


Informamos a todos los interesados de que ya abrimos la inscripción en nuestra web para asistir a las próximas Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental del 16 y 17 de Noviembre de 2012.

Además, ampliamos el plazo de presentación de solicitudes del “Organiza una mesa” hasta el 15 de Julio. Nos encantan las propuestas que nos están llegando, así que seguimos animando a los jóvenes profesionales a que envíen sus ideas para participar en esta mesa clínica.

También podéis consultar el preprograma de las jornadas en la web.

Durante este verano La Revolución Delirante os mantendrá al tanto de las novedades sobre las jornadas, eventos en los que colaboremos o nos interesen (ver sección “Lugares comunes”), nuevos textos (ver sección "Archivo"), así como cualquier información que pueda resultar relevante para todos los Jóvenes Profesionales de la Salud Mental.

¡Hasta pronto!

25 jun. 2012

"LA REVOLUCIÓN DELIRANTE" ASISTIRÁ A LA I JORNADA MADRILEÑA DE ACOMPAÑAMIENTO TERAPÉUTICO

   
I Jornada Madrileña de Acompañamiento Terapéutico
 “Creando nuevos espacios para la Recuperación en salud mental”
Día 02 de julio 2012
Universidad Complutense de Madrid. Campus de Somosaguas
Facultad de Psicología. Edificio 2. Aula 25
 Organiza:
·         Puente Acompañamiento Terapéutico Sociedad Cooperativa Madrileña.
·        
Asociación Pasos – Acompañamiento Terapéutico y Teatro espontáneo.
·        
CALLE III – Asociación Española de Acompañantes Terapéuticos.
Colabora:
·         Master en Psicoterapia Psicoanalítica (Universidad Complutense de Madrid)
·        
Fundación Manantial.
·        
Grupo 5 Rehabilitación Psicosocial.

Inscripción: Gratuita (aforo limitado).
Para inscribirse enviar correo electrónico a jornada.at2012@gmail.com con: nombre y apellidos, DNI/NIE, profesión y actividad laboral. La confirmación de la inscripción se hará mediante correo electrónico.

Más información y programa aquí.

1 jun. 2012

ANTONIN ARTAUD, ¿Qué es un alienado?


¿Qué se entiende por auténtico alienado?

Es un hombre que prefiere volverse loco -en el sentido social de la palabra- antes que traicionar una idea superior del honor humano.

Por esa razón la sociedad amordaza en los asilos a todos aquellos de los que quiere desembarazarse o protegerse, por haber rehusado a convertirse en cómplices de ciertas inmensas porquerías.

Pues un alienado es en realidad un hombre al que la sociedad se niega a escuchar, y al que quiere impedir que exprese determinadas verdades insoportables.

Pero en este caso la internación no es el arma exclusiva, porque la confabulación de los hombres tiene otros medios para someter a las voluntades que pretende quebrar.

Fuera de las pequeñas hechicerías de los brujos de pueblo están los grandes pases de hechizo colectivo en los que toda la conciencia en estado de alarma interviene periódicamente.

Eso puede ocurrir durante el día, pero habitualmente ocurre de noche.

Van Gogh, el suicidado por la sociedad
Foto: Carla Cerati

12 may. 2012

"LA REVOLUCIÓN DELIRANTE" PARTICIPA EN LA PRESENTACIÓN DE UN TEXTO INÉDITO DE M. FOUCAULT



Presentaciones de Un peligro que seduce, de Michel Foucault (ed. Cuatro ediciones, 2012) por Fernando Colina (psiquiatra y escritor) y Mauricio Jalón (editor):

- VALLADOLID, miércoles 23 de mayo a las 20 horas en la librería EL ÁRBOL DE LAS LETRAS (c/ Juan Mambrilla, 25).
- MADRID, jueves 24 de mayo a las 19 horas en la librería LA CENTRAL del MNCARS (c/ Ronda de Atocha, 2).

"Este texto, desconocido hasta noviembre de 2011, se suma a ciertas publicaciones—como Dichos y escritos, de 1995, o los Seminarios, desde 1997 hasta hoy— que han renovado del todo la comprensión de los libros de Michel Foucault (1926-1984). 
En 1968, tan decisivo en el pensamiento europeo, el crítico Claude Bonnefoy grabó sus palabras para hacer un libro muy personal de diálogos. Foucault sintió ese ejercicio autobiográfico como «un peligro que seduce», pues, si bien encontraba un registro íntimo absolutamente inédito, pensaba que tanto él como sus libros se verían comprometidos por lo que estaba diciendo. 
Tras contar lo que había sido escribir desde su adolescencia y juventud, se define no como un escritor o un interpretador, sino como alguien que mide desde ciertos ángulos la distancia existente entre el pasado y la actualidad. De hecho, encuentra en la escritura la posibilidad de «colocarse en esa distancia que nos separa de la muerte», y de rastrear así una verdad que hace «que yo no esté muerto en el momento en que escribo sobre ciertas cosas muertas». 
Para esta edición, precedida por un documentado ensayo de Philippe Artières, se ha elaborado un apéndice sobre Foucault y Bonnefoy. El texto se publica, a la vez, en alemán y en italiano."

Descargar bibliografía completa de Michel Foucault.
Apéndice de Un peligro que seduce. Cedido por Mauricio Jalón.

Foto: www.capitulouno.net

9 may. 2012

NUEVOS TEXTOS EN NUESTRO ARCHIVO


CLÍNICA LITERARIA, Cuadernos de Psiquiatría Comunitaria (Vol. 10, Nº2, 2010)

Los últimos lunes de cada mes durante los cursos 2009-10 y 2010-11 hemos llevado a cabo los MIR y PIR del Hospital Universitario Del Río Hortega de Valladolid un seminario sobre literatura y locura. Nos fuimos turnando para comentar algunas novelas que tuvieran algo que ver con la psicopatología, enfocando la atención sobre aquellos personajes que presentaban rasgos especialmente atractivos para esa disciplina; también a veces sobre los que encarnaban a alguna de las profesiones dedicadas a sus aplicaciones terapéuticas. Se procuraba aportar además información sobre la biografía de cada autor, el contexto social y el estado de la psiquiatría/psicología/psicoanálisis en el momento de su publicación. El resultado es este monográfico de Cuadernos de Psiquiatría Comunitaria en el que hemos seleccionado el que parece ser el primer acercamiento literario a la posterior esquizofrenia: Lenz, de Georg Büchner; el psicópata paradigmático de El asesino dentro de mí, de Jim Thompson; el imparable Ignatius Reilly luchando contra La conjura de los necios (John Kennedy Toole); las huidas de la angustia en El jugador de croquet, de H. G. Wells; el rompimiento psicótico de Terror, de Vladimir Nabokov; y cerrando el volumen, ese auténtico tratado de las neurosis que contiene La conciencia de Zeno, de Italo Svevo.

Descárgalo aquí

ESCRITOS PSICÓTICOS, Fernando Colina (Ediciones Dor, 1996)

Este libro es el resultado escueto de una ilusión, de un esfuerzo por conmover algo de los fundamentos teóricos sobre los que pensamos la psicosis. Pues, si es cierto que el hecho psicopatológico  y clínico de la psicosis ha quedado secuestrado en el ámbito de la enfermedad, se trataría ahora de devolverle su indiscutible relación con el mundo de la historia y la cultura. Por ello, el texto está escrito sobre la psicosis y desde la psicosis, bajo la aspiración final de objetivar no tanto la psicosis desde la normalidad cuanto de descubrirla desde la "locura".

Descárgalo  aquí

CINISMO, DISCRECIÓN Y DESCONFIANZA, Fernando Colina (Junta de CyL, 1991)

Este ensayo estudia la División y las nuevas condiciones de la virtud. Sus objetivos son escuetos pero dramáticos: desenmascarar la hipocresía, orientar la sospecha, esquivar la opresión de la moral. Una tarea en parte inacabable y, a veces, descarnada que hoy reformula sus preguntas: ¿Qué mentira y por qué? ¿Cómo creer a los demás? ¿Bajo qué moral?

Descárgalo aquí

6 may. 2012

ORGANIZA UNA MESA: continuad enviando propuestas...

...el plazo de entrega finalizará el 15 de junio.

Aprovechando el gran número de sugerencias de participación que se nos presentaron en el post-congreso, creemos que sería muy interesante dejar una de las mesas clínicas de las próximas jornadas sin adjudicar a la espera de vuestras propuestas. De este modo la organización de «La Revolución Delirante» hace una llamada a los jóvenes profesionales de la salud mental. De entre todas las ideas que recibamos, decidiremos la que finalmente participará según su originalidad, composición, interés clínico y ajuste a los criterios básicos de las mesas.

Criterios básicos de la composición de las mesas clínicas en las II Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental «La Revolución Delirante»:

1.- Cada mesa clínica estará formada por tres miembros. El único requisito es que sean jóvenes y que trabajen o se formen en el ámbito de la salud mental.

2.- La estructura de partida será: el primero expone el caso, el siguiente plantea su abordaje clínico y el tercero el abordaje social. Uno de ellos será, además, el que se encargue de fomentar moderar y animar el debate.

3.- Hemos separado tres tipos de profesionales: personal técnico (psiquiatras, psicólogos, MIR, PIR), personal de enfermería (enfermeros, auxiliares de enfermería, EIR) y personal social (monitores, educadores, trabajadores sociales). Aunque esta separación nos resulta  artificial y poco consecuente con la estructura del equipo que desde estas jornadas se defiende, nos sirve para asegurar la pluridisciplinariedad de las mesas. Así, no deben juntarse más de dos profesionales de un mismo grupo en cada mesa, pudiendo luego repartirse las tareas arriba indicadas según sus preferencias.

4.- Las propuestas se enviarán a nuestro mail y deberán incluir:
                Nombre, edad y profesión de cada participante.
                Servicio/lugar  de trabajo/formación/referencia de cada participante.
                Pequeña exposición del caso o los casos entre los que estéis decidiendo.
                Breve argumentación sobre el tipo de abordaje clínico y social que podría realizarse.
                Modo de contacto.

Además de estos datos podéis añadir cualquier otro contenido que haga más sugerente vuestra idea. Estamos abiertos a todo.

Ante cualquier duda sobre este procedimiento, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. Gracias a todos. Os esperamos en info.revoluciondelirante@evento.es

3 may. 2012

¡LAS II JORNADAS ESTARÁN ACREDITADAS!


La Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de Castilla y León concederá 1,7 créditos a los inscritos que asistan a la segunda edición de La Revolución Delirante.

La inscripción, que continuará siendo gratuita, podréis realizarla a partir del próximo mes de junio.

25 abr. 2012

MELANCOLÍA Y PARANOIA, por Fernando Colina


"El síntoma universal, el síntoma por excelencia del gran circuito melancólico, es la tristeza, como la desconfianza lo es del eje de la paranoia. El origen de esa tristeza, irremediable y natural, no es otro que la propia condición del deseo, su llanto, su sollozo. Todo deseo concluye en placer pero también en insatisfacción y pérdida. Sin el lastre de la tristeza el barco queda mal estibado y se escora con facilidad. Observada desde este ángulo, la tristeza puede entenderse como la respiración del deseo, la expiración e inspiración con las que se alternan el placer y el dolor. El melancólico, siguiendo este razonamiento, tanto puede representar al hombre fracasado en el deseo como a su héroe y vencedor más audaz."
 Fernando Colina, Melancolía y paranoia

10 abr. 2012

FERNANDO COLINA EN MADRID


El viernes 27 de abril Fernando Colina presentará en Madrid su último libro Melancolía y paranoia. El evento, que está organizado por la Asociación Madrileña de Salud Mental y la Asociación La Revolución Delirante, tendrá lugar a las 17:00 en el salón de actos de la Fundación ONCE (c/ Sebastián Herrera, 15). La entrada será libre hasta completar aforo.

Fernando Colina es jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid. Es autor de Escritos psicóticos (1996), El saber delirante (2001), Deseo sobre deseo (2006), De locos, dioses, deseos y costumbres (2007). En 2011 publicó Melancolía y paranoia:

"Este libro es un ensayo de psicopatología que intenta devolver la clínica a sus fuentes humanistas. Entronca su discurso en la tradición de la gran psiquiatría clásica y, mediante la fenomenología, la hermenéutica, el psicoanálisis y la historia, aspira a combatir el reduccionismo biológico que hoy se ha apoderado de la teoría. Se propone, en concreto, concebir la locura mediante el estudio de dos ejes que recorren de un extremo a otro la experiencia del psicótico y del hombre normal. El eje melancólico y el eje paranoico dan cuenta de la presencia del deseo y la tristeza, por un lado, y del saber y la interpretación, por otro. De este modo, se defiende un abordaje clínico que permanezca alejado tanto de las diferenciaciones excesivas, donde se pierde la referencia subjetiva, como de la homogeneización abusiva del malestar, que no hace sino dilatar los diagnósticos y hacer cada vez más ambigua la comprensión de los síntomas."

2 abr. 2012

YA PODEIS VISITAR LA WEB DE LAS II JORNADAS


Ya está funcionando la nueva web de La Revolución Delirante. Al consultarla, prestad especial atención a la sección Organiza una mesa y al Archivo, donde iremos colocando diversos textos de interés en nuestro campo de trabajo. El primero: Denegación y límite, de Francisco Pereña. Esperamos que nos envieis o sugirais posibles incorporaciones.

La web aún está en construcción, por lo que no dejeis de visitarla. Poco a poco iremos añadiendo nuevos apartados como el de inscripción, programa, ponentes, etc. Aquí teneis el link: www.revoluciondelirante.com

¡Saludos a todos!
Foto: www.capitulouno.net

28 mar. 2012

La Revolución Delirante / Manifiesto 2012

 
“La Revolución Delirante” comienza en 2011 como un proyecto de varios jóvenes que nos formamos o trabajamos en los servicios de Salud Mental de Valladolid. Nos movía el deseo de afrontar esta profesión desde un punto de vista diferente al que se impone desde la rigidez y encorsetamiento del positivismo psiquiátrico. Y queríamos compartir este propósito con nuestros compañeros, pues sabemos que la formación de los jóvenes suele ir dirigida en esa única dirección. Cada día comprobamos que estamos heredando una psiquiatría enrarecida, naturalista pero desnaturalizada, que se aparta del loco, de su acompañamiento y de su escucha refugiándose en las clasificaciones, las teorías genéticas y el tratamiento exclusivamente farmacológico. Por ello decidimos organizar las I Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental, una reunión pensada como lugar de encuentro clínico y asistencial que, entre otras cosas, nos llevaría al intercambio de ideas, el cuestionamiento de nuestra propia práctica y el planteamiento de estrategias para mejorarla.

Para nuestra sorpresa la idea congregó a más de doscientos cincuenta profesionales, originándose un debate rico, libre e interesante en un ambiente de animación repentino e insólito en este tipo de eventos. Nos sobran, por tanto, razones para sentirnos impulsados a convocar las segundas jornadas en 2012.

En esta ocasión aprovecharemos para incidir especialmente en la composición multidisciplinar de las mesas clínicas, que estarán formadas por un psiquiatra o psicólogo, un enfermero o auxiliar de enfermería y un trabajador o educador social. Con ello pretendemos que en todas esté representado el equipo terapéutico, entendido como pieza fundamental e insustituible de la asistencia en salud mental.

Por supuesto, conservaremos los tres principios que se mostraron fundamentales en la edición inaugural. En primer lugar, será organizada, promovida y llevada a cabo por jóvenes; en segundo, irá dirigida a todo tipo de profesionales de la salud mental; y, por último, tendrá un carácter absolutamente gratuito para todos los asistentes.

Franco Basaglia decía que «si la institución se gestiona por su personal de forma cerrada, tanto mental como prácticamente, la institución está cerrada; si se hace lo contrario, la institución se abre».  Ahora, abiertos al futuro, continuamos con “La Revolución Delirante”.

Asociación La Revolución Delirante
 Foto: www.capitulouno.net

22 mar. 2012

RAFFAELE DOVENNA

Hoy es un día triste para la psiquiatría comunitaria y, especialmente, para el sistema asistencial de Trieste. La ciudad elegida por Franco Basaglia, impulsor en Italia de la llamada “antipsiquiatría” y máximo defensor del cierre de los manicomios italianos, se despide de uno de sus mayores representantes. Ha fallecido Raffaele Dovenna, enfermero del Departamento de Salud Mental Triestino, fundador de la Polisportiva Fuoric´entro y responsable de la acogida de todos los psiquiatras, psicólogos, estudiantes y voluntarios que, desde todo el mundo, han acudido a  conocer este impostergable modelo.

Durante más de treinta años trabajó promoviendo y divulgando, sobre todo en Argentina, el sistema comunitario liderado por Franco Basaglia, en el que se prioriza la historia personal del enfermo, sus necesidades y su integración en la comunidad. Raffaele trabajó mucho en el campo del deporte ya que pensaba que su práctica era muy útil para la rehabilitación de la persona. Así fundó en 1999, junto con otro enfermero del departamento, la Polisportiva Fuoric´entro, un club deportivo que tiene como objetivo la integración social a través del deporte. Un espacio donde no solamente se dan patadas a un balón, sino en el que lo más importante es crear un equipo, una pequeña comunidad donde la gente se integra, se generan amistades, etc. Hasta tal punto ha llegado su difusión que, con frecuencia, se celebran campeonatos a nivel internacional en los que participan otras fundaciones con los mismos fines.

En octubre de 2010, con motivo de la celebración de la IX Jornada de la Asociación Castellana y Leonesa de Salud Mental, tuvimos el privilegio de contar con su presencia en Valladolid. Junto a Peppe Dell´Acqua y Franco Rotelli nos presentó La experiencia de la reforma psiquiátrica en Trieste, todo un placer para los asistentes allí reunidos.

Basaglia llegó a decir: “Nosotros demostramos que lo imposible puede ser posible". Hoy, aquellos que hemos tenido la suerte de ver y conocer de la mano de Raffaele la realidad de la desinstitucionalización en Trieste, sólo podemos subrayar lo ya dicho: gracias Raffaele por habernos demostrado que realmente es posible.

Os invitamos a escuchar una entrevista realizada a Raffaele en septiembre de 2009 en las instalaciones del Departamento de Salud Mental de Trieste. En ella explica toda su trayectoria profesional:


16 mar. 2012

POST SCRIPTUM, por David Nebreda


La autoridad de los evangelios apócrifos enuncia claramente: «Primero dime tú qué es Alfa, y yo te diré qué es Beta. Al enfadarse, el maestro le golpeó e inmediatamente cayó muerto». Esta declaración establece la distancia definitiva frente al testigo inútil. Cualquier respuesta sería humillante, una vez limitada a la naturaleza del principio –a la naturaleza de nuestra primera persona como un hecho violento–, a un acto normativo. Pero no sabemos si el espacio excesivo entre las letras nos obligará a preguntarnos constantemente: «¿Es así? ¿Se hace así?» Nunca hemos tenido claro conocimiento de los límites entre la alucinación y la experiencia delirante, la naturaleza del pensamiento fragmentado donde las preguntas tales como las de la verdad, de la responsabilidad o de la coexistencia con extraños nos conducen directamente al problema del origen, de la definición. Por esta razón, tenemos que recurrir a las primeras palabras de nuestra cultura y de nuestra propia inteligencia. Todas son discretas, todas representan un riesgo y todas nos atraviesan como el último  reducto del acto y del pensamiento reales, del lenguaje real, de las visiones, sacrificios y tributos reales. La Ananké-oportet nos traspasa y, con el tiempo, en nuestro interior, nuestro nombre comienza a escribirse por sí mismo.

Creemos que el diálogo entre iguales no es necesario, pues la certeza ofrece mejores garantías que la simpatía. Hay algo valioso en la violencia muda, y podemos preguntarnos si la generosidad de ésta hacia los demás es legítima. Nos movemos por  este terreno, con correspondencias entre imagen y desaparición – o recreación –, entre imagen y muerte. Existe una posibilidad de convertir el sacrificio del nacimiento en sacrificio de una inercia histórica, siendo tanto el uno como el otro sinónimos de violencia. Ambos se manifiestan a través de nuestra supervivencia, aquella que nos hemos impuesto, y ambos deberían poder servirnos para transformar el tiempo personal en tiempo histórico. Pero si cambiamos el «es» por «debe ser» o por «casi es», tenemos que aceptar la lucha contra lo extraño que se ha vuelto nuestro cerebro. Renunciamos al hombre y, sobre nuestro enemigo, renovamos los saludos por el tiempo que no veremos. Si, frente al éxtasis imposible de nuestro cuerpo sucio, sólo nos queda la violencia (o la obligación,  que es una aberración inútil para el otro) y si, frente a la suplantación del otro sólo queda el desprecio, el sol-parábola de la destrucción se presenta como parábola de la vida eterna. Pero los mismos términos que nos definen a todos, como los de odio, de fertilidad o de vida eterna, nos delimitan también a todos. La Alfa quema, nos quema la frente; destruye la realidad, pero nos da las condiciones del nombre. Por esto, no podemos más que invertir los términos de la relación y asumir la coherencia de nuestra propia destrucción. Esto ha sido siempre así. Únicamente por la disciplina de la esencia y de la destrucción, por el análisis de nuestra propia negación, la soberbia se convirtió en condición de fuerza y ésta en letra. Por el acto probado pronunciamos la Beta, y no descubrimos, en la justicia de nuestra comunión solitaria y tranquila, en el murmullo del derrumbe, nada más que condiciones para vivir un poco menos, un poco más.

Existe una relación entre la terrible sentencia de Heráclito, que impone el orden al sol, y la obsesión de mi padre – otro demente – por apagar el fuego solar, los reflejos del sol en el suelo de la habitación, con cubos de agua. Existe una relación entre los últimos momentos del caos original y el oráculo definitivo de mi padre, cuando pregunta a la pared en voz baja: «¿Cuánto tiempo queda aún para hacer algo?». Existe una relación entre el esfuerzo para evitar el estupor de todas las conjunciones verbales y el acto mágico de voluntad gracias al que decimos: «Que sea».

Traducción del texto en francés incluido en Sur David Nebreda (2001, Léo Scheer)
Foto: David Nebreda

10 mar. 2012

VERGÜENZA, por Francisco Pereña


El psicoanálisis es un arte de la despedida

"El psicoanálisis no es una cura por adhesión, sino un arte de la despedida", ha dicho Francisco Pereña, un psicoanalista que resiste al poder, "para pensar", y que en su ensayo "Fragmentos de la vergüenza" narra su propio adiós al "doctrinarismo institucional".

"La vida empieza después de las murallas", escribió Kafka en su relato la Torre de Babel, una aseveración que este autor recupera para recordar que "la clínica psicoanalítica también".

Su libro, el quinto que publica Ed.Síntesis desde "La pulsión y la culpa" (2001), concluye con un homenaje a las Elegías de Rilke y unas palabras de Paul Celan: "Llama a la puerta de tu soledad y pregunta por el dueño: si la puerta se abre no habrás hablado en vano a los hombres".

Pereña llama "ignorante arrogante" al psicoanalista que se asegura en una institución y se confunde con ella "convertido él mismo en institución". Y propone una clínica de 'la memoria' y 'la compasión' que resista al poder y a la identidad.

Defiende la distancia emocional de la despedida y la separación que permiten seguir avanzando -lo que fortalece cada recorrido subjetivo-, y deja atrás a quienes se entregan, sin posible tibieza, a una "decisión de fe" doctrinal.

En su libro, achaca al mismo Freud el que se consagrara esta tendencia a la adhesión, después de haber creado el famoso "comité secreto" ante la 'deserción' de Jung y otras 'deslealtades' que no logró impedir.

Pereña piensa que la clínica del psicoanálisis perdura, lo que es un hecho, para atender al sujeto en sus carencias, temores o sinsentidos (el modo concreto en que 'lo psíquico' se encarnó en cada uno), "para impedir que 'lo humano' se asimile a la maquinaria genética".

¿Quién se ocupará de nuestro 'desamparo' si todo se confía al triunfo del gen?, ¿Quién portará esa 'compasión' que quedó despreciada y aniquilada por el determinismo genético, heredero de la doctrina de la predestinación?, inquiere.

"Hace tiempo que descubrí que cuando pregunto a alguien sentado ante mí ¿qué le pasa?, me dirijo a alguien que existe" -escribe-, "alguien perplejo ante la vida", "que quiere aprender a vivir o saber cómo sería posible vivir sin hacer daño".

"Pero también, con demasiada frecuencia -añade-, alguien ofendido y solicitando venganza en nombre de una justicia inexistente o gimiendo en la oscuridad de la falta de deseo".

"No pregunto a una categoría psicopatológica, sino a una persona igual que yo -explica-, marcada de parecido desamparo o parecida aflicción, pero a la vez insustituible, a la que yo no puedo suplir".

Para contar la historia de su relación con el psicoanálisis, el autor de "El hombre sin argumento", "De la violencia a la crueldad" y "Soledad, pertenencia y transferencia", empieza por discriminar sus sentimientos.

"Discernir en lo que yo mismo sentía como psicoanalista y en relación con lo que escuchaba era una tarea íntima irrenunciable -confiesa- y fueron apareciendo la culpa, la vergüenza, el pudor, la humillación, la venganza, la ofensa, la rivalidad y la compasión".

Así pudo comprobar que había vivido su recorrido "como una humillación" y se preguntó cómo y por qué seguir siendo psicoanalista o de qué modo entender esta clínica.

Freud se equivocó -dice- cuando tomó su descubrimiento como "un patrimonio", y no tanto como un "pensamiento renovador" o "fuente de inspiración clínica".

"Convertir la disidencia en una ruina es un modo de asegurar la permanencia de la Institución", denuncia este pensador que se despidió del Colegio de Psicoanálisis -del que fue destacado fundador- y, poco antes, de Jacques Alain Miller, yerno y albacea de Lacan que preserva la ortodoxia de sus textos.

Pereña cree que el psicoanálisis cabe en universidades y hospitales, pero denuncia que intereses corporativos o económicos de la institución psicoanalítica están derivando esta clínica hacia una simple "explotación de las dependencias infantiles".

"La clínica psicoanalítica no es patrimonio de nadie -asegura-, ni la ortodoxia es su garantía".

La Opinión de Tenerife, 19 de julio de 2008

Posteriormente, Francisco Pereña ha publicado dos títulos  que, desde luego, merecen ser destacados: Cuerpo y agresividad (2011, ed. Siglo XXI), que incluye una versión ampliada de ese texto fundamental que es Denegación y límite, e Incongruencias (2011, ed. Síntesis).

4 mar. 2012

CINE EN "LA REVOLUCIÓN DELIRANTE" 2012

En la pasada edición tuvimos la oportunidad de disfrutar del excelente documental The Devil and Daniel Johnston (Jeff Feuerzeig, 2005). En las próximas jornadas también reservaremos un espacio al cine, ¿alguna sugerencia?

Hasta noviembre, no dejemos de recordar al joven Daniel trabajando con trastos arrinconados, la soledad y la pérdida de tiempo como materias primas...


22 feb. 2012

ORGANIZA UNA MESA EN LAS II JORNADAS "LA REVOLUCIÓN DELIRANTE"


Dado que en la primera edición las intervenciones resultaron tan interesantes y la participación de los asistentes tan activa, los miembros del Comité Organizador hemos decidido enriquecer el "cartel" de las próximas jornadas.

Una de las cuatro mesas clínicas aún no está asignada, pues queda a la espera de la selección que hagamos de entre las propuestas que nos hagais llegar. Por supuesto, su estructura se ajustará a la nueva composición que creemos que deben tener las mesas esta vez: un clínico (psiquiatra, psicólogo, residente de psicología o psiquiatría), un enfermero o auxiliar de enfermería y un educador social, trabajador social o monitor. De este modo, la mesa estará conformada por tres jóvenes ponentes que plantearán las cuestiones fundamentales y dificultades en el abordaje clínico y comunitario del caso desde una perspectiva multidisciplinar.

Enviad vuestras propuestas (composición de la mesa, breve resumen del caso o de los casos entre los que os estais decidiendo y algunas palabras respecto a su abordaje realizado desde cada una de las posiciones de los componentes) a nuestro correo: info.revoluciondelirante@evento.es.

¡Un saludo!
Foto: Gianni Berengo Gardin

19 feb. 2012

ENTREVISTA A MICHEL FOUCAULT

Os invitamos a escuchar atentamente la entrevista que Alain Badiou realizó a Michel Foucault en 1965. En ella, uno de los más importantes filósofos del siglo XX nos regala una visión sobre las relaciones entre filosofía y psicología que trasciende el tiempo.

15 feb. 2012

CONFIRMADAS FECHA Y SEDE PARA LAS PRÓXIMAS JORNADAS "LA REVOLUCIÓN DELIRANTE"


Las II Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental se celebrarán en Valladolid el 16 y 17 de noviembre de 2012.

En esta ocasión, la sede será el Palacio de Congresos Conde Ansúrez (http://www.funge.uva.es/palacio).

Foto: www.capitulouno.net

10 feb. 2012

EL FIN DE LA PSIQUIATRÍA, por Leopoldo María Panero


Acerca del caso Dreyfuss sin Zola o la causalidad diabólica

La locura se puede definir, muy brevemente, como una regresión al abismo de la visión o, en otras palabras, al cuerpo humano que ésta gobierna. En efecto, la zona occipital, que regula el desarrollo de la visión, controla, según mi hipótesis, el cerebro, y el cerebro controla todo el cuerpo. De ahí que sea tan importante lo que Lacan minimizaba como “inconsciente escópico”, y esa mirada a la que el dicho psicoanalista apodara “objeto a minúscula”. Por el contrario, la mirada es un infinito. Contiene imágenes en forma de alucinaciones que son lo que Jung llamara “arquetipos” y Rascowski “visión prenatal”. Ferenczi habló del inconsciente biológico: por muy increíble que parezca, ese está contenido en la mirada en forma de alucinaciones. La magia, el inconsciente antes de Freud, lo sabía: “fons oculus fulgur”. Freud también decía que el inconsciente se crea a los cuatro o cinco años; en efecto, los niños padecen dichas alucinaciones de una forma natural: de ahí el retorno infantil al totemismo, del que hablara también el fundador del psicoanálisis.

Pero el cuerpo humano, que, salvo para los niños, es un secreto, contiene igualmente alucinaciones olfativas, aunque éstas no remitan a inconsciente metafísico o junguiano alguno, es decir, a inconsciente alguno de la especie o, en otras palabras, a su pasado, en el que los dioses están bajo la figura de tótems, pues no en vano la palabra “zodiaco” significa en griego animales. Dioses éstos, pues, corporales, hijos del Sol y de la Tierra.

He aquí, por consiguiente, que le cuerpo contiene la locura y, como el único cuerpo entero que existe es el cuerpo infantil, es por tal motivo que la esquizofrenia tuvo por primer nombre “dementia praecox” o demencia traviesa. Respecto a la paranoia, su problemática es triple o, en otras palabras, quiero decir que existen tres tipos de paranoia, pues ya nos dijo Edwin Lemert que no existe la paranoia pura; uno de los tipos de paranoia cuyo síndrome es el delirio de autorreferencia, nos reenvía al problema de que el psiquismo animal es colectivo, y ese es el magma alquímico, en cuyo seno se hunde tal género de paranoico. El otro género de paranoico es el que proyecta su agresividad, con frecuencia, sobre su mujer en el delirio de los celos. El tercer género de paranoico es el que, según ya dijo Edwin Lemert, tiene realmente perseguidores. Ese es el caso al que yo llamo el caso Jacobo Petrovich Goliardkin (el protagonista de El doble de F. N. Dostoyewski). Es un sujeto con frecuencia deforme, enano o simplemente raro, o tan oscuro como Dreyfuss, que es víctima de agresiones, humillaciones y vejaciones por parte de sus amigos o compañeros de oficina, -o, a veces, de un portero, o sencillamente de un camarero-, y que para dar sentido estético a su vivencia se inventa a los masones, o a la C.I.A., metáforas que reflejan a tan sombríos compañeros.

Las otras locuras son frecuentemente producto de la psiquiatría: tal es el caso de las alucinaciones auditivas, que no existen en estado natural alguno y que son producto de la persecución social o psiquiátrica que cuelga, como vulgarmente se dice, en lugar de explicar o aclarar. Pues cada ser humano puede ser en potencia un psiquiatra, con sólo prestarnos la ayuda de su espejo. Pasemos ahora al caso de Dreyfuss; el caso Dreyfuss, en verdad, fue, como el mío, un caso muy extraño. Ni yo ni él entendimos el origen de la persecución; su naturaleza, sin embargo, o su mecanismo puede definirse como el efecto “bola de nieve”: se empieza por una pequeña injusticia y se sigue por otra y por otra más aún hasta llegar a la injusticia mayor, la muerte. O bien como en el lynch empieza uno y continúan todos. Así, yo he sido la diversión de España durante mucho tiempo y, a la menor tentativa de defenderme, encontraba la muerte, primero en Palma de Mallorca en forma de una navaja y, luego, en el manicomio del Alonso Vega (Madrid) en forma de una jeringa de estricnina; pero todo por un motivo muy oscuro, no sé si por mi obsesión por el proletariado, nacida en la cuna de la muerte, o bien, por miedo a que desvelara los secretos de un golpe de Estado en que fui utilizado como un muñeco, y en el que los militares tuvieron, primero, la cortesía de apodarme “Cervantes”, para llamarme después, en el juicio, “el escritorzuelo”. Pero no son sólo los militares los que me usaron; en España me ha usado hasta el portero para ganarse una lotería que de todos depende, porque el psiquismo animal es colectivo, y éste es el motivo de que el chivo expiatorio regale gratuitamente la suerte, en un sacrificio ritual en pleno siglo XX, en nombre de un dios que ya no brilla, sino que cae al suelo herido por las flechas de todos. Ese dios al que todos odian por una castidad que ha convertido al español en un mulo y en una mala bestia. Al parecer toda España ha rodeado amorosamente a la muerte entre sus brazos, y la prefieren al sexo y a la vida.

Que ella les dé al fin su último beso en la pradera célebre del uno de mayo.

Poemas del manicomio de Mondragón

27 ene. 2012

A propósito de un (sielos, que esto no sea un fra)caso


La culpable de este sugerente texto participó como ponente en la primera edición de nuestras jornadas...

Cuando le conocí, su pensamiento se desmoronaba una y otra vez por más que trataba de dirigírmelo y explicarme lo que sentía. Atlas tenía 18 años y los sentidos se le difuminaban para convertirse en una masa informe de sensación, vertebrada por angustia {Lovecraft seal of approval}. Un primer brote psicótico desplegando y batiendo sus alas con fuerza arrasando toda su experiencia; concediéndome el honor de presenciar su nacimiento. Fascinada y aterrada a iguales partes corrí a darle antipsicóticos, obviando las dudas científicas acerca de la necesidad de dar un fármaco que tras su administración crónica roe corteza cerebral. {Si Atlas fuera sueco habría sido mi obligación darle benzodiacepinas y dejarle a su cerebro la oportunidad de reorganizarse él solito, pero eso es otra historia y ha de ser contada en otra ocasión}.

Atlas ingresó en la unidad de psiquiatría y poco a poco sus sentidos se reubicaron, el color verde dejó de hacerle daño, la luz dejó de envenenarle, todo empezó a cobrar sentido en torno a una persona que le perjudicaba; poco a poco todo fue volviéndose gris, normal y confortablemente seguro hasta poder superar lo que los alienistas llamamos “prueba de realidad”. Atlas se curó, aunque con él se quedó un miedo a todo lo que le había pasado, soportable pero corrosivo. Se fue de alta tras dos semanas, con su dosis elevada de neuroléptico para no enloquecer de nuevo y su dosis no desdeñable de benzodiacepinas para esa ansiedad que le venía al pensar en cómo la verdad le había traicionado.

Han pasado las semanas y los meses y Atlas sigue asustado. Hay días en que su desazón recuerda a esos momentos en que las frases se le deshilvanaban, porque es el modo en el que la mente de Atlas experimenta ahora el desasosiego. Pero cada vez que aparece en nuestra consulta con “alteraciones formales del pensamiento” te planteas si subir el neuroléptico y las benzodiacepinas, para que Atlas esté tranquilo y vuelva a ser él. Cumple criterios; la literatura dice (o de la literatura se puede interpretar) que procede medicar más a Atlas. Que sin medicar las consecuencias pueden ser irreparables.

Hay cosas que en la consulta no quieres oír y mira, no te queda otra que oírlas. Hay cosas en los estudios que no quieres leer y haces como que no las has leído. Pero están ahí. Es relativamente sencillo intuir que quitar un antidepresivo pueda provocar una depresión. Cae casi de “captain obvious” que al quitar un tranquilizante como las benzos aparecerá ansiedad exigiendo su caramelo. Quítale su hipnótico a un insomne y volverá más insomne todavía (única razón por la cual no echo flunitrazepam en las cañerías de mis vecinos, por más ganas que me den).

Pero cualquier psiquiatra entra(rá) en barrena al plantearse la posibilidad de que sus sacrosantos e indispensables antipsicóticos sean los que enloquecen. Resulta que vienen Moncrieff y los Chouinard y te explican que quizá ese segundo episodio al retirar el tratamiento no sea la enfermedad resurgiendo cual ave fénix sino iatrogenia tuya a cuenta de haber descarajado el equilibrio de dopamina en el cerebro. Tú tragas saliva (tú que tienes, no como tus pacientes con neuroléptico). Mucha. Máxime si, dictadura de los criterios diagnósticos mediante, ese supuesto “nuevo episodio” aboca a mal pronóstico. Pero y si no. Psicosis por hipersensibilidad, lo llaman, planteando alternativa a la clásica explicación “necesita el fármaco, si se lo quitamos vuelve a empeorar, dejémoslo puesto  otros 5 ó 50 años.”. A mí me inquieta. ¿A ti no te inquieta? Revisa si en tu casa no te están echando unas gotitas transparentes en la comida, que a veces pasa.

Hay un antes y un después del momento de tener miedo a ser tú el que está empeorando al paciente. De que quizá el paciente necesitaría un homeópata (por aquello de que necesita que no le hagan nada). Pero, no, basta, me niego. [Ruido de cristales rotos y camisas desgarradas, estruendo aprobatorio.] Atlas deliró, deliró a chorro. Y harto peor, antes de poder siquiera delirar, el pensamiento le patinaba tanto que ni a construir delirio llegaba. Y Atlas sufrió atrozmente esos días y Atlas no quiere volver a ese lugar. ¿Cómo le freno si el veneno para sus dragones es alimento para esos mismos dragones?

Canto en clave psicofarmacológica porque es donde canta mi escolanía. Pero médicos iatrógenos que olvidan que veneno es más de lo que parece, por doquier. Es bonito pensar que tu talonario de recetas, tu elegante firma y tu número de colegiado/área sanitaria, todos a coro, puedan hacer tantas cosas; desde aliviar a alguien a fundirte un presupuesto mensual de área en una sola mañana. E incluso, hay que joderse, contradecir tus propios actos terapéuticos.

Le he explicado a Atlas este despropósito. Él no quiere más neuroléptico. Le aterra recordar aquellas semanas pero le aterra tanto o más cómo se ha sentido estos largos meses y llegar a necesitar esa(s) pastilla(s) diarias que le frenan el pensamiento. Hemos acordado bajarlas, poco a poco. Hemos consensuado también que de su más que probable adicción a las benzos hablaremos cuando hayamos resuelto este primer entuerto. ¿Enloquecerá de nuevo? ¿a quién le echaré la culpa yo si lo hace? ¿a él por loco? ¿a mí por come-farma-flores? ¿a Moncrieff por investigar? ¿a ti por estar ahí leyendo como un pasmarote?

Sea quizá que sale de mis dedos risperidona pretendiendo funcionar como hilo de Ariadna pero se arrolla al cuello de mi paciente en vez de guiarle fuera del laberinto. O  sea quizá que ya no hay tal laberinto. Yo qué sé. Lo único que está en mi carpo es tener cautela. En fin, a mí en la facultad me contaron que esto era más fácil. Ya les vale.

Que Lady Gaga (n)os acompañe…

Marta Carmona Osorio, MIR-2 de Psiquiatría en el Instituto Psiquiátrico José Germain (Leganés), para http://prescripcionprudente.wordpress.com/
Foto: Ralph Gibson

17 ene. 2012

CRÓNICA DEL MANICOMIO, por Fernando Colina


Conciencia de enfermedad

No se sabe bien si, debido a la ignorancia o a la comodidad, en mi campo profesional se usa cada vez más esa bagatela conceptual que llamamos ‘conciencia de enfermedad’. Con altiva suficiencia cuestionamos una y otra vez si ha nacido o no esa forma de ‘sabiduría’ en quienes han desviado la razón de su cauce convencional, y diferenciamos el estado de las personas que nos consultan según tengan o no lo que entendemos como un conocimiento venturoso de sí mismos.

Más allá de sus excesos, este uso es bastante desconcertante. Primero, porque nos impone la idea de que los problemas mentales quedan circunscritos al criterio de enfermedad, que rige con solvencia en el campo de las dolencias somáticas pero que, se diga lo que se diga, se adapta mal a la vida psíquica. En segundo lugar, porque nos enfrentamos directamente con unos supuestos enfermos que no reconocen que lo están, lo que nos obliga a considerar si no seremos nosotros los equivocados cuando queremos corregirles haciendo que pasen por las horcas caudinas de nuestros frágiles conceptos. Reducir su modo de ser a una enfermedad parece más bien un exceso por nuestra parte del que nos deberíamos curar cuanto antes, no sea que perdamos la conciencia de nuestros males antes que ellos. Por último, también es inquietante que nuestro proceder descanse en pedir a los alienados que se declaren enfermos como primer paso para sentirse curados. En realidad, según la opinión de un compañero en relación a este equívoco planteamiento, la solicitud que se le hace al psicótico no es, en el fondo, más que la exigencia de que se identifique como tal para que se someta a nuestro pensamiento y pueda ser, de este modo, aniquilado como sujeto. A la postre, el procedimiento descubre que a menudo los psiquiatras confundimos curar con lo que sólo es sojuzgar.

Como se ve, no queda claro si lo que está en juego es que el loco recupere la razón, es decir, que asimile nuestra manera de razonar, pues la suya no la pierde nunca, o bien que el poder del psiquiatra quede a salvo gracias a la humillación que infringimos al loco imponiendo nuestro criterio. Sea como fuere, es sorprendente lo que el cuestionamiento de una simple frase, aparentemente anodina y cargada de sentido común, puede desencadenar en la práctica psiquiátrica y, sobre todo, en nuestra ideología. Pero es que llega a ser vergonzoso que se reúna a los pacientes para que se reconozcan enfermos y adoctrinarlos de paso en la necesidad de seguir a rajatabla nuestras dudosas estrategias de tratamiento.

Es cierto que reconocer los errores puede llegar a ser el primer paso para corregirlos, pero dudo que la categoría de error pueda abarcar y reducir la digna energía de muchos delirios. En todo caso, parece más sano decirle a alguien que está equivocado antes que tacharle sibilinamente de enfermo.

El Norte de Castilla, 19 de noviembre de 2011